Como venden los monos

No es habitual pero en alguna ocasión en clase he contado un chiste. Y mis alumnos entienden porque no me gano la vida como humorista. En realidad mis chistes solo son una manera de explicar algo importante de una forma aparentemente graciosa e inocua. Siempre he pensado que los chistes -como los refranes o las caricaturas- tratan de aportar luz sobre los aspectos más complejos de la existencia humana pero de una manera sutil. ¿Recordáis las comedias de Berlanga durante el franquismo?

A veces en clase los comerciales se quejan de su jefe de ventas o de su director comercial. Siempre que este no esté en clase, claro. Entre otras cosas, describen cuando a su jefe se le ocurre acompañarles a visitar a algún cliente. En teoría este tipo de acompñamiento debería tener muchas ventajas, ¿no? Bueno, algunas tiene, aunque también se le suman no pocas desventajas. Estas visitas compartidas a clientes puede que sea una de las tareas menos tratadas a nivel formativo en la mayoría de las empresas. ¿Están preparados los jefes para ayudar realmente en estas visitas? ¿Saben como aportar valor sin “estorbar”? ¿O solo es una manera como otra cualquiera de fiscalizar?

Cuando los comerciales narran las aportaciones de sus jefes en esas entrevistas suelo pensar en los monos. No en cualquier tipo de mono. Pienso en esos chimpancés especialmente dotados que han sido formados para realizar tareas asombrosas.

Y a veces se me escapa el chiste de los monos de la NASA.

“Atención, aquí Cabo Cañaveral … mono #1 … active propulsores”

 Y el chimpancé nº1 comienza a tocar con destreza los botones de la consola principal para activar los propulsores.

“Atención, aquí Cabo Cañaveral … mono #2 … reactive retroalimentacion.”

Y el chimpancé nº2 comienza a tocar también con destreza los botones de la consola auxiliar para reactivar la retroalimentacion.

“Atención, aquí Cabo Cañaveral … Sr. Rodriguez …

Y el Sr. Rodríguez añade antes de dejar terminar la frase a su compañero de la NASA: “Si ya sé, ya sé. Que no toque na y les dé de comer a los monos”

NOTA: En sus distintas versiones a veces se cambia al personaje “Sr. Rodríguez” por “lepero” o “Sra. Maria.” En otras versiones sudamericanas se sustituye por “gallego.” En fin, no hay nada más sano que reírse de uno mismo. Por cierto… Feliz año nuevo chino. ¿El año del mono, no? Todo cuadra siempre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dirección, Formación, Gestión Comercial. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Como venden los monos

  1. Qué buenas canciones… las dos! también la de los jefes que se equivocan en el cuerpo a cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s