Zombies útiles

Hoy quiero compartir con vosotros un artículo aparecido en El País que habla de un producto que mezcla sabiamente algunas de mis obsesiones del mundo de la persuasión: storytelling, conexiones aparentemente imposibles pero de gran calado, el niño que todo adulto lleva dentro, las emociones simples y primarias,… A veces, cuando el cóctel contiene los elementos adecuados en las proporciones correctas y agitado las veces necesarias y ni una más… surge algo mágico.

Reproduzco aquí el artículo de Z.Marcos y M.Á.Expósito aparecido en citado diario el pasado 11 de noviembre.

Todo arqueólogo sabe que para estudiar una sociedad pasada lo mejor es estudiar los objetos que produjo. Las ideas, las inquietudes y las formas organizativas se ven plasmadas en utensilios y herramientas de uso cotidiano. Una urna funeraria neolítica, por ejemplo, nos habla de los ritos y costumbres de seres humanos que habitaron el planeta hace 6.000 años. Podemos entender sus creencias y formas de vida gracias a una simple piedra tallada y pulida. Así que si nos desplazáramos al futuro varias décadas, nada sería mejor que estudiar las cosas fabricadas por el hombre contemporáneo para intentar describir el hasta ahora convulso siglo XXI. Adrian Hon hizo este ejercicio y lo plasmó en un libro, “A history of the Future in 100 Objects”, un ejercicio de predicción tan delirante como repleto de ingenio en el que describe la religión, las relaciones humanas o el mundo laboral del futuro tomando prestada la voz de un historiador que escribe desde el año 2081.

Licenciado en psicología experimental en Cambridge y neurociencia en Oxford, Adrian Hon ha pasado mucho tiempo reflexionando cómo funciona nuestro cerebro y cómo reaccionamos ante las distinta situaciones que nos plantea la vida cotidiana. Y ese conocimiento -como puede apreciarse en sus incursiones literarias- lo ha aplicado para contar historias. Una de ellas se ha convertido en una aplicación para móviles que mezcla, por bizarro que suene, un argumento de zombis tratando de conquistar el mundo, un juego con sus niveles y retos, y el ejercicio físico. El resultado es “Zombies, Run!” y ya tiene más de un millón de jugadores activos, lo que la convierte en el fitness game de mayor éxito hasta el momento.

Podríamos utilizar palabras de moda -gamificación o storytelling- para definir lo que Six to Start, la compañía de Hon, ha conseguido con ésta y otras aplicaciones similares (otro de sus juegos, “The Walk”, fue promocionado por el departamento de salud británico para combatir la obesidad). Pero la cosa es más fácil de contar y más compleja de conseguir: la gente se anima a correr con “Zombies, Run!” porque vuelven a disfrutar de hacer algo como cuando eran niños. Correr como un juego. Vivir como un juego. Por el simple placer de hacerlo. Y porque si no corres… te comen los zombis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Gestión Comercial, Marketing. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s