Segregación empresarial

El rock & roll y el cine son, seguramente, las dos manifestaciones artísticas más importantes del fenecido siglo XX. Pero además de su valor intrínseco hay otra cosa que me entusiasma de los dos. Ambas han sido y siguen siendo instrumentos de libertad y cohesión.

Ambas expresiones artísticas han tenido su epicentro geográfico en los Estados Unidos de Norteamérica. Y en sus respectivos momentos de mayor auge las dos han ayudado a minimizar la segregación racial imperante en cada momento.

El rock & roll en sus inicios mezclaba, no sin controversia, las afinidades de blancos y negros, sus respectivas músicas y bailes. De repente los blancos querían ser negros, querían cantar como ellos y moverse como ellos. Es cierto que años antes el jazz ya inició esta tendencia pero fue un género menor a nivel sociológico comparado con el R&R.

Hoy, aunque siguen existiendo grupos exclusivamente de un color de piel y orientados a un tipo de música aún segregado, son muchísimas más las bandas heterogéneas (en raza de sus integrantes, en influencias variopintas y en seguidores.) Y no creo que el R&R sea consecuencia de este avance, afirmo con convicción, entusiasmo y regocijo que fue uno de sus artífices. Esta revolución no hubiera sido posible sin esta música demoniaca.

Tristemente, en el mundo empresarial aún no se ha dado esta revolución. No, no estoy hablando de color de piel, la metáfora es algo más sutil. Hoy las mentes estratégicas siguen sin mezclarse realmente con las mentes operativas. Pocas son las excepciones donde esta segregación salte por los aires. Y esto explica porque tantas veces grandes estrategias son muy complicadas de llevar a cabo a nivel operativo.

No es casualidad que en los últimos años haya colaborado en diferentes procesos de consultoría que buscan con ahínco aterrizar las estrategias. Cada vez es más palpable esta separación entre unos y otros.

Y estés en el bando que estés es fácil atacar al otro. “No tienen visión global. No entienden el largo plazo ni las repercusiones en otros departamentos. No tienen ni idea.” Claman los estrategas.

“Es imposible implementar lo que piden. No conocen el terreno, ni entienden los frenos y aceleradores. Y tampoco ponen los recursos necesarios. No tienen ni idea.” Ladran los operativos.

Las empresas necesitan su R&R. Necesitan acabar con la segregación. Necesitan armonizar ambos mundos. Los dos son necesarios pero no deben vivir en habitaciones separadas. Y ya que estamos que sea un R&R pegajoso, sudoroso, palpitante y sexual ¿no?

Para muestra un botón: Benjamin Booker. ¿intenten descubrir que influencias esconde su música y encontrarán un blaco y negro perfecto que armoniza a las mil maravillas? Si, señor. Así se hace campeón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dirección, Esquemas, Formación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s