Aprendizaje doloroso

La semana pasada en un curso que impartí para una entidad financiera en Las Rozas, una alumna me dijo que salía del curso algo traumatizada. ¿?. Victoria, que así se llama, comentaba que ella lleva mucho tiempo negociando planes de cobros, que tal como está el mercado, su sueldo (fijo + variable) certifica su valía y competencia. Y sin embargo, tras el curso se había dado cuenta de muchas carencias, errores tontos y nuevos enfoques que aprender para adaptarse a la nueva situación. No había enfado en sus palabras, solo cierta tristeza y extrañeza. La autoestima es la autoestima, no?

Es cierto, es triste. Pero a muchos cursos se les debería de exigir que tocaran la autoestima de los alumnos. No es lo mismo un curso actitudinal que uno instrumental. Y en muchas ocasiones, para aprender realmente y retar a que pongan en práctica lo aprendido, es necesario juzgar el presente. Así que el dolor forma parte de muchas formaciones.

El martes en una consultoría previa a otro curso, una coordinadora trataba de ser educada y cortés hacía un curso a celebrar en fechas navideñas que obviamente no le entusiasmaba. Intentando sonar creíble citaba uno de los mantras más manidos sobre el tema “Siempre es bueno recordar cosas que aunque sabemos tal vez estén un poco olvidadas. Mis gestores llevan muchos años en esto y son profesionales, pero a veces se les pasan cosas muy obvias de la estructura. Seguro que les viene bien refrescarlas.” Aunque no sonó tan sincera como ella pensaba, le sonreí, dije algo igual de protocolario y les insté a escuchar llamadas de sus gestores para analizarlas. Tras dos horas de escuchas y análisis, los dos entendimos la naturaleza del curso y entonces decidí ser claro. “La idea de esta formación no es recordarles nada. No voy a hablar de la estructura de la llamada ni nada de eso. Tú lo has dicho, son profesionales. Y todos estamos hartos de esas cosas. Tú y yo hemos escuchado llamadas, hemos encontrado muchos puntos de mejora y te he contado qué herramientas podrían encajar mejor en las situaciones más complejas que hemos escuchado. De eso va el curso, de añadir. No de recordar.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Formación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s