Modelo de negocio, Yum Yums en Pedreguer

El domingo disfruté de una sesión doble de conciertos. Primero los fantásticos Yum Yums noruegos en Pedreguer. Y como tocaban prontito luego vimos a los californianos Kepi Ghoulie´s en La Nucia. El concierto de los nórdicos empezaba sobre las 19:30 y para llegar a tiempo tomamos ese tipo de decisiones que puede marcar un antes y un después. El Hércules jugaba a las 17:00 en Alicante y… no siempre se puede tener todo. Tocaba elegir. El Hércules se está jugando la vida y todo apoyo es poco en estos momentos. No sin sufrimiento, me decidí por el rock&roll. El coche aullaba por la autopista mientras una violenta lluvia amenizaba la derrota momentánea de mi equipo. Entre la radio y la tv (marcatv en el iphone). El sentimiento de culpa era tremendo. Menos mal que alguien se apiadó de los herculanos y justo cuando volvía a salir el sol el Hércules daba la vuelta al marcador.

Pero no voy a hablar de fútbol, ni de rock&roll, ni de las elecciones ni del sentimiento de culpa. Quiero hablaros del local de Pedreguer. Se llama Pub Quatre Estacions. Era mi primera vez y… seguramente no será la última. Llegamos sobre las 19:00. Nuestra experiencia (y nuestros fracasos) nos dicen que cuando vas a una sala pequeña en un pueblo o llevas entrada o ve pronto porque puedes quedarte fuera. No nos costó nada encontrar el pub (empezamos bien). Aparcamos a 10 metros de la puerta (seguimos bien). Al salir del coche notamos que estaban probando sonido. Nos acercamos a la puerta donde estaban tres tipos (sin mucha pinta de rockeros). Les preguntamos por las entradas y, con cara de extrañeza nos dijeron que, obviamente, el concierto era gratis. Entonces fuimos nosotros (Rafa, Pablo, Juan Carlos y yo) los que nos miramos sorprendidos. Unos de los mejores combos de power pop europeos gratis!!! Genial! Ya sabemos que cuando se cierran giras completas a veces para completar el calendario entre ciudades grandes se cierran conciertos-puente. Y podíamos entrar ya si queríamos. La mayoría de los melómanos suelen flipar con la prueba de sonido de un grupo admirado. Es como colarte en el camerino y ver más allá del espectáculo.

Pedimos tres Carlsberg, un gin tonic y dos chupitos de tequila. Importe: 11,40€. Nuevamente el asombro y el júbilo conectados. No suelo beber demasiado en los conciertos pero con estos precios era muy difícil resistirse. Rafa y yo comentábamos como el bajista (a la par técnico de sonido) iba ajustando el sonido perfecto. 9,5 en sonido (solo el volumen del teclado le impidió el 10). En 10 minutos la sala se llenó (unas 80 personas, calculamos). Aforo perfecto, lleno pero sin agobios. A mitad de concierto alguien me señaló una televisión que estaba en una esquina donde podíamos ver también el Barcelona-Rayo. El acabose. El set fue fantástico de principio a fin. Y en el bis cerraron con espléndidas versiones de los Beat de Paul Collins y de los Real Kids. Del tenderete posterior me llevé un cd (no les quedaban vinilos, lástima) y una camiseta. 15€ por los dos!!!

Mientras Pablo maltrataba el coche camino de Benidorm, no dejaba de preguntarme sobre la primera experiencia de la noche. Son muchas las salas, locales y grupos que se quejan amargamente sobre como la crisis les ha afectado. Y es cierto, cuando llueve todos nos mojamos. Y soy consciente de que no pueden compararse los costes de un pub de Pedreguer con los de un pub en Malasaña. Pero supongo que la afluencia tampoco puede compararse. Meditaba sobre cómo elegimos que sea nuestro negocio y nuestra relación con nuestros clientes. En el rockandroll (como en casi todo) hay muchas maneras de acercarse al cliente. Conviven modelos de negocio donde la palabra “negocio” está subrayada y en negrita. Y modelos de negocio… distintos.

No tengo ni puñetera idea sobre los dividendos de esa noche para la sala y para el grupo. Pero en la actitud de los músicos y de la gente al otro lado de la barra daba la sensación de que si esa noche palmaban pasta, a ellos les importaba un bledo. Estaban allí para hacernos disfrutar, para pasar un buen rato. Y a fe que lo consiguieron. Quatre Estacions, desde ya, lugar de referencia. Epifanía total.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eventos, Gestión Comercial, Marketing. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Modelo de negocio, Yum Yums en Pedreguer

  1. rafael valiente dijo:

    Fantástica y memorable noche !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s