Pereza trascendental

Perezoso

Esta semana estoy un poco atareado (y perezoso). Así que voy a empezarla utilizando palabras de otros en mi blog. No es un pecado muy original, ni es la primera ni la última vez que recurro a este vulgar movimiento. Además, en esta ocasión el pecado es aún mayor, porque en mi libretita de frases ni siquiera apunté a los creadores de las mismas. Supongo que podría buscarlas en google. ¿Pero acaso no es más divertido que vosotros mismos la busquéis si os interesáis por alguna frase? Lo dicho. Mucha pereza.

Además (por añadir un excusa tonta) el otro tema del que me apetecía hablar nace de algo que pasó el viernes. Quedamos a cenar con una pareja y nos los encontramos en el parking tocándose como posesos dentro del coche. Y digo tocándose por no entrar en detalles. Y la verdad, dado que él y ella son muy muy queridos, prefiero no desarrollar una historia tan tórrida y sensual. Así que vamos con la frases.

Cuando enseñas, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas. Esta la leí hace mucho tiempo. Y podría decirse que fue santo y seña en mi devenir formativo. Ya saben. Los dogmas para los que los quieran.

La imaginación consuela a los hombres de lo que no son, y el humor de lo que son. Esta frase tiene más recorrido del que parece. Es muy “Billy Wilder.” Cariñosa y con mala baba a la vez. Siempre me han gustado este tipo de frases. Es lo que tiene ser un romántico disfrazado de cínico.

Prefiero los gatos a los perros porque no hay gatos policía. Todo es una. O lo tomas o lo dejas. Los perros y los gatos siempre han dado mucho juego. Las metáforas son fáciles y no requieren mucha perspicacia. El sarcasmo mueve el mundo. Creo que esta cita es de Jean Cocteau. Mis “años bobos”.

La medicina avanza tanto que es casi imposible encontrar a alguien completamente sano. Esto también podría aplicarse a los coches y a su obsolescencia programada. Siempre me han dado miedo las revisiones (de uno mismo, de tu casa o del coche) porque cuantas más herramientas tenemos… siempre sale algo. Y como todos tenemos algo sucio, el susto a veces es minino. (otra vez lo gatos).

Lo bueno del vino es que durante dos horas los problemas son de los otros. Nunca me ha molestado declarar que la mejor forma de gestionar un problema es pasándoselo a otro. Es feo y cobarde pero en ocasiones es lo único factible. El problema es que cuando yo bebo mis partners suelen llevarme varias cabezas de distancia.

Picasso dice que es pintor, yo también. Dice que es un genio, yo también. Dice que es comunista, yo tampoco. ¿Dalí? La verdad es que he conocido a unos cuantos comunistas y nunca me los he creído demasiado. Alberto es el último espécimen que he conocido y… me parece demasiado realista para creerme su disfraz. Aunque le queda muy bien, eso sí. Supongo que la ingenuidad no está reñida con la madurez.

etc. = tu ya me entiendes, cabrón. Esta es la frase final. Y, bueno… ya me entendéis, ¿no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Lenguaje. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s