VU, cuestión de detalles

¡Velvet_Underground_and_Nico

Son las 13:28 del lunes 28 de enero de 2013. Mi tren ha salido de Alicante a las 10:36 y aún me queda algo más de una hora para llegar a Madrid. En Chamartin, tendré media hora para comer algo rápido y después subiré a otro tren que me dejará en La Coruña pasadas las nueve de la noche.

En las casi tres horas que llevo de recorrido he descubierto cuatro discos fantásticos (Torres, Ex Cops, Foxygen y Boomgates) y he desechado otros catorce álbumes que no me han dicho nada. Mientras, perfilaba el power point que utilizaré martes y miércoles en el Seminario sobre Proactividad Comercial que imparto para APD en Coruña y Vigo.

Hace unos minutos que terminé con el power point y empezaba a leer el estupendo número del mes del Ruta 66 (junto con RDL, un referente en la prensa musical española). Como celebran sus 300 números (felicidades ruteros) en sus páginas pululan sospechosos habituales; Bowie, Love, Iggy pop, Neil Young, … y , obviamente, la Velvet Underground.

Y, para introducir un tema, utilizaré las palabras del artículo de Rafa Cercera sobre la Velvet, uno de los grupos musicales más influyentes del siglo XX. Brian Eno apuntó … «Solo 1.000 personas compraron el primer disco de VU en 1967. Pero todas y cada una de ellas se hizo músico. » Allá vamos.

«Hay cosas que empiezan a terminarse nada más empezar. En cierto modo se puede decir que The Velvet Underground empezó a tener grietas al poco tiempo de nacer. En la grabación del álbum, Lou Reed introdujo una variación en la letra de Heroin que sería determinante. El verso inicial que hasta entonces decía “I know just where I´m going”, pasó a ser “I don´t know just where I´m going”. Esto encolerizó a su compañero John Cale: “Lo estropeó totalmente. Hubo un tiempo en que fue una buena canción. Era mucho más poderosa con aquella declaración afirmativa (sé hacia dónde voy). Si dices algo así te está comprometiendo. Al decir “no sé hacia dónde voy” era como si estuviera volviendo al folk, como si se estuviera convirtiendo de nuevo en Joan Baez.” Años después la bateria del grupo, Moe Tucker, afirmaba que ahí fue cuando la relación entre Lou y John comenzó a deteriorarse. No mucho, pero el comienzo fue allí.» Rafa Cercera

La mayoría de las cosas, buenas y malas, no derivan de grandes acontecimientos sino de pequeños detalles. Personas que te caen bien o mal, rupturas sentimentales, cambios de opinión, hábitos de comportamiento,… Si analizásemos el porqué de todos ellos encontraríamos pequeños detalles que nivelaron la balanza hacia un lado o hacia el otro. A nivel comercial, en casi todos los sectores, existe quórum sobre mantener un ojo en los movimientos de la competencia. Por eso, diferenciarse en lo macro (producto/precio) es… complicado. Cualquier movimiento de una empresa es seguida al poco tiempo por su competencia. ¿Dónde cabe la diferenciación? Pues donde siempre ha cabido. En lo micro. En la relación con el cliente. En los detalles, puede que aparentemente insignificantes pero que en una oferta tan globalizada pueden marcar la diferencia.

Escribo esto sabiendo que no podré publicar el post hasta que llegue al hotel por la noche. Bueno, seguro que lo dejo preparado para lanzarlo por la mañana. ¿Motivos? Pues detalles. Tren sin wifi. Tren sin enchufe (por el amor de Dios, enchufes!!!). Mientras pienso en estos detalles que harían más agradable la experiencia y aumentarían la satisfacción de muchos pasajeros (¿acaso no se trata de eso?)… asisto a una escena preciosa. Hace unos minutos hemos parado en algún sitio y un pasajero de nacionalidad china ha salido corriendo al andén para, supongo yo, aprovechar los breves minutos de parada y hacer algún recado urgente. Ha dejado a su hija de 6 o 7 años sola esperándole. Y ambos han tenido la buena suerte de que mientras le explicaba a su hija su ausencia momentánea, un revisor pasaba por nuestro vagón. El revisor se ha ofrecido a cuidar-consolar a la niña durante esos minutos. Y lo ha hecho genial. Cualquiera que tenga hijos sabe la delicadeza, sensibilidad y esfuerzo necesario para realizar bien esa tarea. Pues el tipo lo ha bordado.

¿Y saben qué? Gran parte de la rabia e irritación que hace unos minutos sentía hacia RENFE por su falta de detalles, se ha esfumado. Detalles, cuestión de detalles, que diría John Cale.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eventos, Formación, Gestión Comercial. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a VU, cuestión de detalles

  1. Sergi dijo:

    Muy bueno el post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s