Censura útil

De adolescente tenía todas las paredes de mi cuarto (y también el techo) tapadas por pósters. Literalmente tapadas. La música y el cine daban color a mi dormitorio. Nada original, ¿verdad? Con el tiempo (y la emancipación) los pósters lógicamente fueron mermando. Hoy, casado y con dos hijas, solo sobrevive un póster. Eso sí, debidamente enmarcado. Y sin ocupar un lugar significativo en el domicilio familiar. La invasión de los ladrones de cuerpos (en su primera versión, dirigida en 1956 por el gran Don Siegel). ¿Y saben que? No es casualidad que los Body Snatchers hayan pasado la censura conyugal. En primer lugar el póster cumple el requisito inicial de poseer valor por si mismo como obra visual. Bueno, más o menos. Digamos que no molesta. Pero lo más importante es lo que representa a nivel fílmico. Como sintetiza la web filmaffinity.com La invasión de los ladrones de cuerpos no sólo es un maravilloso clásico de serie B que aúna varios géneros a la vez (fantástico, terror y ciencia-ficción), también es una interesante denuncia política de la paranoia anticomunista de los años cincuenta.”

Cada vez que entro en el cuarto de juegos de mis hijas (sí, ahí está el cartel promocional), el cuadro me señala la importancia de analizar los problemas adecuadamente para solucionarlos. Me recuerda que con inteligencia casi cualquier problema puede enfocarse, perfilarse y resolverse. Este film logró sortear una implacable censura cuando la propia película habla sobre la censura y los censuradores. A veces añoro los tiempos donde la censura obligaba a presentar las ideas subversivas bajo una apariencia benigna que obligaba a los espectadores a desentrañar la lectura oculta. Ya sé, una idea poco original: los problemas nos hacen más listos. Pero que esté muy trillada no significa que pierda vigencia. Quizás al contrario.

A veces incluso fantaseo con otra conjetura más audaz. Quién sabe. ¿Y si… tal vez… nunca hubo lectura oculta? ¿Y si el director, tras leer sorprendido alguna crítica underground que señalaba el descaro de la artimaña, optó por atribuirse un mérito que nunca buscó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Formación, Marketing. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s