Entre vinos y cervezas

Empieza la comida en un restaurante. Primero unas cervezas para amenizar el aperitivo. Enseguida se pide un vinito que acompañe el segundo plato. Pero todavía están las copas de cerveza medio llenas en la mesa. Un comensal coge distraídamente su copa de vino mientras habla con un compañero de mesa. Al iniciar el trago, un sorpresivo gesto desagradable enturbia su rostro. ¿Qué ha pasado? Pues, sencillamente se ha confundido. En lugar de la copa de vino, ha tomado por error la copa de cerveza. ¿Pero? ¿Si la cerveza le gusta porque ese gesto de desaprobación e incluso repugnancia? Pues simplemente porque su cerebro ya esperaba el sabor del vino, y aunque lo que ha saboreado también le agrada, su cerebro ha mostrado un total rechazo ante lo que no esperaba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Formación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s