La ética y el dinero

Hace un año, durante una sesión del Master de Dirección de Recursos Humanos en Fundesem, un alumno realizaba un comentario muy pertinente. Juanma -así se llama este brillante joven- contaba… “tuve la suerte de realizar mis prácticas tras la carrera en una de las empresas más importantes de mi ciudad. A punto de finalizarlas, me ofrecieron quedarme con un contrato serio. Pero los valores de la empresa y su manera de gestionar a las personas no encajaban conmigo. Así que lo rechacé. ¿Qué te parece…?” me preguntó mientras trataba de disimular una sonrisa de orgullo.

“Pues creo que podemos sacar dos conclusiones de tu historia. Uno: eres un tipo ético. Con principios y no estás dispuesto a negociarlos. Es digno de alabanza.”

“¿Y la segunda conclusión?” Me lanzó con curiosidad.

¿Pues que obviamente vives con tus padres.” Juanma no respondió, solo se sonrojó levemente, y luego acompañó al resto de sus compañeros en una sonora carcajada. “Touché” dijo finalmente.

La ética es algo muy honorable. Muchos de los problemas que ahora vivimos seguramente derivan de la carencia de ética. Es complicado imaginar que aquellos que nos han traído a este lodazal puedan poseer algo de esta cualidad.

Pero la ética tiene un precio. Curiosa paradoja. Para poder cultivar una sensibilidad ecológica necesitas poder permitirte pagar algo más por cada uno de sus alimentos exclusivos. La ética requiere poder permitírtela. Todo tiene un precio. Es triste.

Meses después del affair con Juanma rechacé impartir una acción formativa. El objetivo que perseguía el curso me parecía innoble y censurable. Por la noche se lo conté a mi mujer. Y ella, con su habitual sabiduría, primero ensalzó mi moral. Y luego me dijo alegrarse porque, obviamente, percibía que su marido iba muy bien de objetivos. Touché.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Formación. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La ética y el dinero

  1. Lo más importante es que el precio para comprar tu ética sea ético…
    Enhorabuena por ser más bien ético Edu. Qué bueno tenerte en mis círculos.

  2. La probabilidad de mostrar un comportamiento poco ético mientras se trata de ser ético es elevada. Siendo de la opinión de José Antonio, un auténtico placer leerte (es ético decir placer?). Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s