¿Está el cerebro diseñado para ser creativo?

 

El cerebro es creativo por naturaleza. Es cuestión de tiempo y reflexión. Cualquier persona con experiencia será creativo. Absolutamente falso.

El cerebro está diseñado para no ser creativo. Cuando no existe un entrenamiento especifico en ser creativo, 20 años de experiencia suele ser uno de experiencia y 19 de rutina.

En general, utilizamos más las funciones lógicas-lineales que las funciones creativas e intuitivas.

 ¿Quiere un ejemplo? Usted facilita varias letras, de una en una, a una persona para que forme con cada letra aportada una palabra lógica:

Le proporciona la letra “s”: “s”, consonante del alfabeto.

Luego, la  letra “i”: El cerebro forma sin dificultad la palabra “si”.

A continuación la letra “n”: El cerebro forma la palabra “sin”.

Ahora, la palabra “o”: El cerebro forma la palabra “sino”.

Hasta aquí todas las letras se han insertado con facilidad en una pauta lingüística sin esfuerzo creativo alguno.

Entonces le proporciona la letra “a”: Si añade “a” a “sino”, la palabra formada, “sinoa”,  carece de sentido. Es preciso reestructurar las letras y crear una palabra con sentido. Tómese su tiempo y no siga leyendo. trate de encontrarla. El cerebro tarda, pero al final puede crear la nueva respuesta que podría ser, “ansío” o “Sonia”.

Si le añade la letra “c” ocurre igual que antes. Es preciso reestructurar las letras para crear la palabra. Tic tac, tic tac…… “Casino”.

Si ya por último se vuelve a una pauta lingüística lineal del cerebro, le suministra una “s”, para formar la palabra, “Casinos”.

Es más frecuente seguir una pauta organizada o una percepción rígida ya estructurada que ser creativo.

La mayoría de las invenciones están gobernadas por circunstancias que facilitan alejarse de la percepción fija. De las más importantes a las más modestas, de la penicilina a la fregona. Esta última puso en pie al 100% de mujeres que limpiaban los suelos de rodillas.

La fregona fue un diseño del ingeniero aeronáutico Manuel Jalón, el cual, durante una estancia de trabajo en Estados Unidos, tomó la idea de la forma en que limpiaban el aceite vertido en la sentina de los aviones en los hangares. En los aviones, la forma de la sentina facilita la recepción del líquido, por lo que el inventor español diseñó un cubo de generatriz curva (la base más estrecha que la boca) con un escurridor en forma de tricornio. Culminó el inventó en 1964, y su uso generalizado ha aliviado problemas de bursitis, artritis, artrosis de rodilla, desviaciones de columna, pinzamientos de vértebras, hongos e infecciones en las manos, etc.

La fregona es un producto líder, vendido en 40 países. Igual que el chupa-chup. Otro invento español comercializado en todo el mundo, cuya originalidad radica en desviarse de la percepción fija del caramelo tradicional (un caramelo pequeño siempre en la boca)

La fregona, el chupa-chup, la maleta con ruedas, etc., son productos lógicos… una vez creados. Pero su diseño ha pasado por una travesía de un desierto nada lógica.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Marketing. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s