La otra crisis

Hace unos meses, entre varios amigos, planteamos la posibilidad de crear un festival de música neogarage 80´s en Alicante. Tras varias reuniones alrededor de copiosas comidas la cosa quedó en barbecho. Poco después planteamos procedimentar nuestras comidas a través de un club gastronómico “serio”. Tras otras tantas comidas para perfilar el enfoque… el tema quedó temporalmente aparcado. A principios de abril, se nos ocurrió montar un grupete. Rafita me embelesó con su nueva Les Paul atronando a través de un precioso amplificador de válvulas de estilo vintage. Y claro, “culito que veo…” En un par de días, mi hermano Kaki ya había despejado su garage y montado su batería. A estas alturas ya he perdido la cuenta del número de pedales que he comprado en ebay. Aunque, obviamente, aún no hemos ensayado ningún día.

Nuestras sufridas esposas vuelven a realizar cábalas acerca de cuanto durará la nueva “gran idea”.  Y la crisis de los 40 vuelve a ser el tema central de las conversaciones.

En el 2010 me compré un descapotable. Y, aunque todavía quedaban unos años para cumplir los 40, la cantinela de la crisis de la edad adulta se acomodó entre mi círculo íntimo. Mi ocurrente y positiva mujer dice que mejor estas tonterías a sentirme joven entre las piernas de una veinteañera. Glups.

Y a mi… me gustaría darles otra visión del asunto. No pretendo borrar del mapa la cacareada crisis de los 40. Simplemente creo que, para ser justos, habría que complementarla con otros… matices. Miren ustedes, a mi me hubiese encantado comprarme un descapotable a los 18. Los 18. El problema es que no tenía dinero para comprármelo. Y me hubiese encantado comprarme una decena de pedales que camuflaran mi nula pericia con una Fender Jazzmaster a los 16. Los 16. Pero no tenía dinero. Y así con cada una de las boutades que últimamente alumbramos. No son los 40, es que ahora es cuando hay (algo de) dinero y (algo de) tiempo libre. La vida es así. O naces en una familia acaudalada (no sufran, tampoco pasamos hambre) o toca esperar. Cuando tienes tiempo libre no tienes ni un duro. Y cuando empiezas a ganar dinero no tienes mucho tiempo libre.

A veces nos apoyamos en algún tópico en lugar de buscar otras explicaciones plausibles. Hace años aprendí que son pocas las ocasiones donde una sola causa explica un hecho complejo. Normalmente la suma de distintos móviles (interconectados o no) explica convenientemente un suceso. A efectos prácticos, la idea es no conformarse al encontrar una razón explicativa porque seguro que existen otras que completan el pastel.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dirección, Esquemas. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La otra crisis

  1. paolo2000 dijo:

    Pues a riesgo de convertirme en un Pepito grillo yo voy a discrepar. Sobretodo con lo del grupo. Quizás antes no teníamos dinero pero teníamos tiempo, mucho tiempo para gastar y sobretodo muchísimo tiempo por delante….. Todo lo podiamos posponer… Pero cuando se asoman los 40, creo que ya no se tiene más esa sensación y uno piensa que monta ese grupo, compra esa moto o quizás ese tren pase…

    De todas formas, yo soy partidario de la filosofía Rocky Horror Picture Show “Dont dream it, be it” . Es decir, menos cháchara y más manos a la obra! Si algo me da rabia es fantasear para nada, si ese grupo motiva: al ataque!

    • El post no intenta rechazar la idea de la crisis de los 40. Tan solo trata de complementar esa idea global con las algunas circunstancias concretas (que otras personas también pueden vivir). Claro que antes había más tiempo (pero sin dinero), o más dinero (pero sin tiempo). La idea es que cristalicen ambas (porque son necesarias). Es como el libro que escribí hace dos veranos. Requería tiempo (dedicación) y experiencia (contenido). Y deben darse ambas cosas.

      ¿Qué hay algo de “patada hacia adelante”? Of course.

  2. paolo2000 dijo:

    ¿Patada? KICK OUT THE JAMS, M%$*çrF*)@RS!!!

  3. Sergi dijo:

    Tengo la necesidad de comentar el artículo porque me siento identificado en algunas ideas que comentas edu. Actualmente tengo 21 años, y por desgracia o no, no tengo dinero para hacer mil cosas que tengo en mente. Es una pena pero es la realidad y lo acepto el primero. No se si en el futuro mi situación mejorará pero, si algo tengo claro, es que todo aquello que quiero hacer y que por barreras económicas no se me permiten, algún día las pondré en marcha, y espero que la mayor barrera que tenga es que piensen que es por sentirme joven, no solo porque no me afectaría, si no porque mi cometido real no sería otro que estar con mi grupo de amigos y disfrutar de todo aquello que no pude en su día. Asi que espero pronto algún vídeo tuyo tocando en youtube !!

  4. ivan cortes dijo:

    En linea con Paolo y aplicando un poco lo que enseñas, !! y con 40!!,creo que ya tardas en hacer esas cosas pendientes.

    • Hombre Iván, todavía me queda más de un año!!! La idea del post (y del blog en de vez en cuando) es poner de relieve algunas tribulaciones. La autocrítica suele estar presente en las entradas. Ya que todo blog suele tener cierto poso onanista, la autocrítica actúa como necesario ajuste de cuentas. Algo hay sobre lo que comentas. Y también algo hay de lo que suscribe Sergi. No es que sean “cosas pendientes” es que a veces surgen cuando se dan las condiciones necesarias. Otras veces nos mentimos a nosotros mismos diciendo que no se dan las condiciones, cuando son solo excusas. Puede que la llegada de los 40 nos empuje hacia los sueños de juventud como forma de parar el reloj. No sé. También es posible que solo sean otras maneras de profundizar en los nexos de amistad.

  5. rafael valiente dijo:

    Un saludo a todos.
    En mi humilde opinión estoy de acuerdo en que no se trata de disparar los cartuchos pendientes, sino de disfrutar al máximo en todas las parcelas ( familia, ocio, amigos, trabajo ),
    hace años ya montamos un grupo hicimos un ensayo, bueno, realmente no terminamos de afinar ni los instrumentos y creo recordar que por motivos mas divertidos no empezamos la gira mundial,
    es natural ir pasando etapas y aprender de todas ellas, pero para mi sobretodo es fundamental disfrutar de lo que podían, pueden y podrán dar,
    y si es en esta etapa cuando la conjunción de posibilidades y tiempo se unen, es el momento de atacar………estáis listos para el rock´n´roll?.

    • Un día de estos le contaré como y porqué nuestro bajista glamuroso decidó emprender esta aventura. Bienaventurados los creyentes porque ellos recibirán la preciada fuente de sabiduría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s