Sí, un tipo con suerte

Hace unos días recibía un mensaje en el campus de Fundesem: “Buenos días Eduardo, algunos compañeros comen mas que otros y son los glotones, quienes me dicen si van a tener mas conocimientos para hincarles el diente. Si entra dentro de tu esquema del curso y se pueden incluir en la plataforma mas documentación, información o ejercicios, sería ideal para satisfacer a los compañeros que llevan un ritmo de lectura mas rápido. Gracias. Un abrazo. Evaristo”

Hace muchos años que colaboro de forma habitual con esta empresa (Hormigones del Vinalopó) y, la especial relación que existe entre nosotros es sencilla de explicar.

Todos tenemos clientes A, B, C. (que nada tiene que ver con Paretto). Los clientes A son los “Van Gaal”; siempre positivos. Con ellos todo es fácil y sencillo. Tú ni siquiera les vendes, ellos te compran. Y la gestión es sencilla, honesta, dinámica y enriquecedora para ambos. Y, honestamente, con ellos el mérito de la relación es compartido. Obviamente de estos hay muy pocos. ¿Un 5 o un 10%?

Luego están los clientes B. Son los positivo-negativo. A veces son sencillos y otras son complicados. Con ellos, el éxito de la relación recae más en nosotros. Es con los que realmente nos ganamos el sueldo. Y lo normal es que el 80 o 90% de nuestros clientes sean de este tipo.

Y luego están los clientes C. ¿Ya se imaginan no? Hagas lo que hagas, inventes lo que inventes, no hay nada que hacer. Siempre Negativo. Con estos lo mejor es no perder demasiado el tiempo, detectarlos cuanto antes e intentar que no te amarguen el día. Del tipo C tampoco hay muchos (un 5 o un 10%). Quizás el mayor error es confundir a los C con los B, porque muchos B´s en principio pueden parecer C´s.

Por cierto, esta clasificación puede aplicarse no solo a clientes, sino también a alumnos, a amigos, etc.

La mayoría de mis alumnos (que son B) a pesar de implicarse e intentar poner cosas en práctica son… alumnos. Ya saben. ¿Podemos irnos un poco antes? ¿Más deberes? ¿Es obligatorio leer esos libros? etc. No todos los alumnos dicen estas cosas pero en cada grupo siempre hay alguno/s. Salvo en Hormigones. Mis chicos (y chicas) de Hormigones son mis A2. Y para muestra… relean el mensaje de Evaristo. Gracias chicos. De corazón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s