George Best: Olvida (casi) todo

“En 1969 dejé las mujeres y el alcohol, fueron los peores veinte minutos de mi vida.” George Best

¿Qué pasa con esas promesas navideñas sobre dejar de fumar, adelgazar, hacer más deporte, aguantar más a la suegra, etc? ¿Por qué suele durar tan poco la gasolina? ¿Acaso no es una motivación personal la que nos mueve? Nadie nos ha empujado hacía esa aspiración, ¿no? Entonces… ¿qué falla?

Cuando empecé con la formación descubrí algo extraño y trágico. (Umh, dos post seguidos que comienzan con estas emociones. ¿Será el influjo de la Semana Santa? Ya saben, la redención, la culpa, el castigo, el perdón, … Tiempos de reflexión y flagelación. Comienza la primavera y ya “se acerca el invierno.”) Al caso. Al terminar alguna clase, alumnos “escogidos” me hablaban acerca de todas las nuevas herramientas elegidas que empezarían a utilizar inmediatamente. Y, tristemente, la gran mayoría no cumplían con su noble misión. Hace unos años, creo que di la con la tecla.

Al cerebro no le gustan los cambios. Vivimos en esquemas mentales cerrados. Y cuando tratamos de provocar demasiados cambios al unísono, nuestra mollera se bloquea y lucha para que la brújula no se vuelva loca.

¿Entonces?

Desde hace un tiempo, cuando alguien me advierte que va a poner en práctica demasiadas herramientas nuevas, le espeto que nada de eso. Que olvide casi todo lo que ha escuchado en clase y que se quede con dos o tres ideas. Las que en principio menos resistencia generen en su camino. Y que cuando las tengan implementadas e incluso automatizadas, solo entonces, vuelva a los apuntes y escoja otras dos o tres. Cambios pequeños pero que muevan mucha tierra. En ocasiones, no saber medir bien las fuerzas propias nos lleva a enfrentarnos a molinos de viento.

Y, volviendo a las promesas navideñas, seguramente la misión propuesta requiere de mayores armas que las que poseemos en la entrada de un nuevo año. Y, volviendo a George Best, hay cambios y cambios. Y lo único que nunca cambia a lo largo de la historia… es el cambio. Genio y figura. Además, con esas compañías tan grotescas es difícil lograr nada bueno.

Feliz Semana Santa a todos, queridos y queridas. Nos vemos tras la resurrección divina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Formación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a George Best: Olvida (casi) todo

  1. pedro dijo:

    caray un icono.. ademas como tambien tiene en su frase … todo mi dinero lo gaste en mujeres y alcohol.. lo demas definitivamente lo tire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s