Literatura Catalana

Las alternativas dibujan la elección

En mi bachillerato tuve que escoger entre cuatro asignaturas optativas y elegí cursar literatura catalana. Mis amigos se rieron mucho de mí. Me dijeron: «Pero… si tú no tienes ni idea de catalán. Si tus padres son de fuera y no saben nada de ese idioma. Tú eres bobo». ¿Saben por qué elegí esa materia? Las asignaturas optativas eran matemáticas, física, química y literatura catalana. Ergo… literatura catalana. ¡Solo Dios sabe cómo logré aprobarla! Supongo que no siempre escogemos la mejor opción. Muchas veces es más sencillo elegir la menos mala.

Es un poco el enfoque Doyle-Holmes: cuando todas las teorías normales quedan descartadas, la que queda, por muy descabellada que parezca debe ser la correcta.

En esos tiempos de esplendor adolescente, en una escapada nocturna, me crucé con mi padre, que iba de cena con un amigo. Nos pusimos a hablar tranquilamente en mitad de la acera, cuando de repente mi padre bajó el tono de voz y me preguntó: «No conozco a estos amigos tuyos. ¿Son nuevos?» «Bueno, más o menos, son compañeros del equipo de fútbol. Normalmente nunca salimos juntos, pero últimamente nos estamos juntando.» le respondí.

Entonces mi padre me ofreció un curioso consejo que me ha ayudado en muchas ocasiones. Me indicó que mis dos amiguetes de esa noche eran “casi modelos” y que a su lado, en comparación, yo sería el “feo del grupo”. Y que, o bien no ligaría nada, o siempre me tocaría lo menos atractivo del lote. «Tú no eres guapo o feo. Depende de con quién te compares. Todos los adjetivos calificativos son comparativos. Todo (incluidas las personas) es evaluado en función de las alternativas.»

El gran escritor Charles Bukowski era interrogado en una entrevista sobre la naturaleza de su padre. «¿Tuvo un padre malvado? // No sé, señor. // ¿Qué quiere decir con eso que no sabe? // Bueno, es difícil comparar. Sólo tuve uno, sabe.»

Hace unos días, un alumno me comentaba que, bajo su humilde y bisoño punto de vista (humilde lo dijo él, bisoño se lo añadí yo), seguramente las medidas adoptadas por muchos gobiernos para tratar de detener la herida, podrían basarse en esta singular metodología. «Si están adoptando medidas tan impopulares que afecta negativamente a su imagen es que no tendrán otras alternativas.» Divina juventud (la mía y la suya.)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Lenguaje. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s