Manejando concesiones

Hace unos días compartí mesa y mantel con una buena amiga. En la comida, entre otros temas, hablamos -cómo no- de las relaciones de pareja. Ella me confesaba, con moderada tristeza, que en su relación a ella siempre le toca ceder. «Mi marido es fantástico y lo quiero horrores pero… ya lo conoces, el tío es muy tozudo y siempre tiene que salirse con la suya.»

Tras unos minutos de acompañamiento sincero y protocolario a la vez (pace & leading), le pregunté que me diría su marido sobre el tema si él fuese mi comensal. Ella sonrío y asumió que se quejaría más o menos de lo mismo. Siendo él el bueno de la peli, claro.

Le conté una estupidez a la que sometí a mi mujer unos años antes. Con un enfoque bastante similar, ella se quejaba de que siempre le tocaba ceder, etc etc. Entonces yo le contesté que era normal que pensase eso. «Vaya, hasta tú admites que no cedes casi nunca!! Qué morro tienes» me dijo con ligero desdén. «No, perdona, no me he expresado bien. He dicho que es normal que pienses eso porque cada vez que cedes lo sufres. Eres consciente de cada concesión que realizas. Pero no siempre detectas mis concesiones. Al igual que yo no siempre detecto las tuyas. Por eso cada uno siempre pensará que es el que más cede. Eso es lo que quería decir.»

«Venga ya!! ¿Me estás diciendo que cuando tu cedes yo no lo sé? No me hagas reír. Te conozco demasiado bien, querido» farfulló ella con cierta soberbia. 

«¿Jugamos¿ ¿Quieres qué lo comprobemos?» le sugerí con tono lascivo. «A partir de ahora, cuando uno de los dos ceda en algo, se lo expresaremos al otro sin rubor alguno. Sin chulería y con sinceridad. Debe ser una concesión real.»

A los pocos días, por acuerdo mutuo decidimos acabar con el maléfico jueguecito. La prueba mostró nítidamente lo acertado de mi enfoque inicial. Pero también causó daños colaterales terribles (aunque pasajeros) en nuestra relación.

El otro también cede pero no siempre somos conscientes de sus concesiones. Pero si las verbaliza, si cada vez que cede nos lo dice, lejos de agradecerle su gesto, esta acción genera aún más problemas. La idea quizás sería que hay que confiar en nuestra intuición sobre las concesiones ajenas, pero no es positivo para la relación contar abiertamente todas las concesiones. Ya conocen mi fijación sobre verdades, mentiras, y… cintas de video.

Una vez leí algo sobre las parejas: “Si dos personas son exactamente iguales, una de las dos sobra. Si dos personas son totalmente diferentes, una de los dos sobra.” No tengo claro si estoy de acuerdo o no con la sentencia, pero me resulta inquietante. Seguramente, verbalizar alegremente las concesiones sea muy honesto, pero también puede levantar muros entre las personas y que surjan dudas sobre la elección más importante que todos realizamos.

Les invito a llevar estas reflexiones al mundo de la empresa. Piensen en las concesiones entre empleador y empleado. Y en la gestión de las concesiones en una negociación. ¿Se puede extrapolar alguna de las consideraciones anteriores? Y recuerden que a nivel social vivimos en una época de concesiones a todos los niveles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esquemas, Lenguaje. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Manejando concesiones

  1. Totalmente de acuerdo contigo Eduardo. En las relaciones personales siempre hay fricciones y una parte o las dos ceden.
    Creo que en las relaciones de pareja está ahí la clave. En buscar el equilibrio y entender que el otro cede, al menos, lo mismo que tú.
    Aquí el egoísmo intento relegarlo al final de mis preferencias.

  2. paolo2000 dijo:

    Brillante! Yo en mi blog hace ya mucho tiempo propuse que o esto se planteaba como un sacrificio global donde todos arrimábamos el hombro o íbamos a pasarlo mal muchísimos años. Y los años van pasando y seguimos igual de atascados…

    Dejo mi dislate por ahí abajo:

    http://noenportland.blogspot.com/2010/03/triptico-nacional-requiem-y-fuga.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s