En clave relacional

¿Cuantos tipos de nudos existen?

La clave está en entender que, nos guste o no, todo en la vida depende de otras personas. Ellos nos juzgarán, nos premiarán o nos castigarán. Clientes, jefes, proveedores, compañeros, pareja, hijos, amigos… ¿Conocéis la frase «depende de ti»? Es hermosa, pero también es una barbaridad y una solemne estupidez. En realidad, es justo lo contrario. Dependemos de los demás. Pero podemos tratar de gestionar de manera más adecuada nuestras relaciones con los demás para mejorarlas.

Las personas juzgamos por los hechos y las palabras de los demás. Pero tamizamos nuestras percepciones a través de un filtro emocional. Si existe vinculación emocional, el análisis difiere de lo estrictamente racional.

En una ocasión, al impartir un seminario sobre motivación para mandos intermedios, un alumno me hizo una curiosa consulta. Preguntó si la motivación podía definirse como la manera de conseguir que sus subordinados estuvieran más implicados, más felices en sus puestos y con una mayor satisfacción personal. «Es una buena definición», le contesté. Entonces otra alumna muy perspicaz preguntó si podía realizar otra definición y expuso que, en su opinión, la motivación era la manera de que «su» gente rindiera más, a pesar de ofrecerles unas condiciones laborales vergonzosas. «Es una buena definición», contesté también. «¿Qué creéis que piensan vuestros compañeros de trabajo sobre este seminario? Unos pensarán que estáis aquí para tratar de gestionarlos mejor. Y otros pensarán que estáis aquí para aprender a sacarles más rendimiento. Los dos enfoques son acertados. Uno es bonito y el otro quizá sea feo. Pero solo son dos maneras de expresar lo mismo

Persuasión, motivación, influencia, manipulación… algunas de esas palabras son agradables y otras desagradables. Dulces y amargas. Cualquier cosa puede codificarse de varias maneras. Nuestra manera de escoger los enfoques comunicacionales y persuasivos condiciona cómo seremos juzgados. Lo triste es que en muchas ocasiones esta elección es, o bien tomada a la ligera, o incluso realizada de manera inconsciente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dirección, Gestión Comercial, Lenguaje. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s