El eterno Darth Vader vivito y coleando

La fuerza del lado oscuro de la crisis

Pongamos que estoy conversando con alguien que padece un “leve trastorno emocional transitorio.” Digamos, por ejemplo, que está nervioso. Al cabo de dos minutos pueden pasar muchas cosas. Pero hay dos situaciones que son las más frecuentes: o consigo calmar al otro atrayéndolo hacia mi tranquilidad o él consigue ponerme nervioso, me lleva a su lado oscuro. El efecto Darth Vader.

En los años que llevamos de crisis, a menudo me he encontrado con el siguiente escenario. Estoy hablando con un directivo (generalmente el responsable comercial), y éste en un momento dado suelta: «Mis comerciales están muy desmotivados. Lo ven todo negro. Y no hay manera de sacarles de esa negatividad. Que si no hay dinero, que si es imposible aumentar las ventas. Que si la captación de nuevos clientes es una quimera. Todo, todo lo ven muy negro. Y no hay uno que se salve. Ninguno está a la altura de las circunstancias. Es difícil estar motivado dirigiendo a un equipo así. Empiezo a preguntarme si en este grupo hay alguien que merezca la pena y… »

Cuando escucho al responsable de un departamento hablar así, lo primero que me pregunto -en silencio, claro- es si él (o ella) es consciente de que la actitud negativa que critica es similar a la que él mismo muestra. ¿Le habrán contagiado sus compañeros? O peor aún, ¿habrá contagiado él a su equipo? ¿No se supone que, en cualquier caso, él debería gestionar tanto sus emociones como hacerse cargo de las de su equipo?

Las emociones se contagian (sobre todo las negativas, que son más fáciles de propagar). El lado oscuro de la fuerza disfruta de un poder de atracción brutal. Me repito: o gestionas tus emociones o alguien lo hará por ti. Y seguramente los que gestionen tus emociones sean aquellos que más te enojan, ofuscan, amedrentan, etc.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dirección, Esquemas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El eterno Darth Vader vivito y coleando

  1. Creo que después de tus enseñanzas en estos últimos dos días, nos será más fácil eludir el lado oscuro… o como mínimo que nos afecte mínimamente.
    Gracias.

    • Al menos elegir. En alguna circunstancia concreta, ese lado oscuro puede ser hasta operativo. Pero la idea es que lo elijamos nosotros porque nos compense. Que no sea el otro quien nos dirija. Que cualquier persona no pueda provocarnos y “sacarnos” una merienda a través de un tonto triángulo. Gracias a tí por tu comentario.

  2. Gorgonita dijo:

    Yo quiero probar de lo que fuma este señor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s